La alimentación
Te quiero compartir mi clave para los gastos en alimentación. Es cierto, es muy planificado, pero me quita un montón de quebraderas de
cabeza. Planifico nuestra comida en casa en tramos de dos semanas. Hago una lista de lo que voy a cocinar durante los siguientes 14 días.
En base a la lista reviso mi alacena y creo la lista de compras de las cosas que me hacen falta. Más bien hago tres listas: la compra general en el supermercado, la lista de carnes que compro frescas en la carnicería del barrio a lo sumo dos días antes de consumir y agendo la
compra para determinados días y la lista de frutas y verduras que igualmente compro en la tienda del barrio. Es que me importa fomentar el pequeño comercio.
Te recomiendo que vayas a realizar las compras sol@. Llevar a más personas, especialmente niños, incrementa al igual el tiempo y el dinero que te gastas en la compra. Al comprar es importante que te atengas firmemente a la lista que hayas escrito.
Para cuidar al mismo tiempo tu bolsillo y tu salud, no te guíes por la publicidad ni por determinadas marcas. Es clave aprender a leer las etiquetas nutricionales de los productos.
He estudiado el gasto en alimentación en familias de mi entorno de 3 a 5 integrantes, y te aseguro que aplicando mi procedimiento puedes disminuir entre un 20 y un 40% tus gastos en alimentación a la vez de mejorar la calidad nutricional en tu hogar.

 

Productos de higiene y limpieza

El tema de productos de higiene y de limpieza es uno que me importa especialmente. Uno de mis valores principales es el cuidado del medio ambiente. A nivel de la economía familiar estos productos son los que tienen un gran impacto en el medio ambiente. Como regla general usamos demasiada cantidad de todos estos productos. Las cantidades a usar que propone el productor, siempre son demasiado elevadas.
Claro, el interés del productor es que se acabe rápido el producto para que vuelvas a comprarlo.
Haz la prueba poco a poco con todos tus productos de higiene y limpieza. Si echas “sólo” la mitad de detergente, ¿notas una diferencia en lo limpio que sale tu ropa de la lavadora? Yo desde hace años echo solo una cuarta parta de lo que está indicado y mi ropa sale limpia.
Manchas difíciles que no salen, tampoco hubieran salida con mayor cantidad de detergente. Hubieran salido, si los hubiera lavado inmediatamente después de causarlas. Trucos caseros para manchas encuentras en abundancia en Internet.
Lo mismo te recomiendo en relación a pasta dental, champú, etc. ¿Qué pasa si usas la mitad del champú? ¿Notas una diferencia en tu pelo?
Apuesto que en tu pelo no, pero si en tu desagüe. Ya no se queda allí una montaña de espuma al lavarte el pelo. El medio ambiente te lo agradece y tu bolsillo también. Al hacer un uso más consciente de estos productos, te ahorras entre 30% y 50%. Supongo que te da más satisfacción invertir este dinero en un masaje o una ida al cine que en la industria de los productos químicos.

 

Instituciones financieras: bancos y aseguradoras

En este punto sólo te quiero contar una pincelada de lo que a mí me pasó. Espero que esto te anime a que también inviertas un poco de tiempo y esfuerzo en tu relación con las instituciones financieras. Yo era de los que me consideraba fiel. Fiel a “mi” empresa aseguradora, fiel a “mi” banco. Cuando reconocí que mi fidelidad sólo servía a la aseguradora y que el valor de la fidelidad lo quería enfocar al área de mi vida que corresponde que es la relación de pareja, me remangué la camisa y me puse al ordenador. Trabajé hora y media con tres comparadores de seguros. Mejoré mi seguro de hogar en cuanto a coberturas. Y por encima pago 150 euros menos al año que la oferta que me hacía la que era mi aseguradora de entonces cuando veía que me iba a ir.
Si ahora me respondes que no tienes una hora y media para hacer esta labor, te felicito, ya que parece que en tu trabajo te pagan más que 100 euros la hora. Aún así te pregunto yo: ¿No crees que estos 150 euros estarían mejor en tus manos que en manos de estas grandes instituciones?
Si revisas todos tus gastos financieros y de seguros, te aseguro que encuentras un buen potencial de ahorro anual. Si no te crees capaz de negociar por ejemplo con tu banco tus condiciones de cuenta o de la hipoteca, siempre puedes buscar la ayuda de un profesional del campo, un buen negociador de banco. Al menos yo prefiero pagar algo por un buen servicio profesional antes de “regalar” mi dinero a los bancos y las aseguradoras.

 

Energía y proveedores

En este tema aplico una mezcla de valores con criterios económicos. Cuando decidí cambiarme a un proveedor de electricidad producida exclusivamente por fuentes renovables, estaba incluso dispuesta asumir un ligero aumento de mis gastos. Pero, ¡oh milagro!, no fue así.
Incluso bajó el gasto ya que a la vez opto por un uso cuidadoso de la energía apagando los stand by de los aparatos, bajando la calefacción en la noche y cuando salga de casa, etc. Hay muchos consejos en Internet sobre cómo puedes disminuir tus gastos energéticos en casa y claro, aplicándolos, lo vas a notar en tu bolsillo. Por cierto, te puedo asegurar, tomar una decisión acorde a tus valores da una gran satisfacción. Hay muchas opciones que te dan ambos provechos, satisfacer tu necesidad de vivir acorde con tus valores y mejorar tu economía personal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Leer más
662 00 32 22 ¿Hablamos por Whatsapp?
¿Hablamos por Whatsapp?
662 00 32 22 ¿Necesitas Ayuda?